Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
Última Hora

Mano derecha de alcalde Cortés da a conocer ruptura con la autoridad por eventuales irregularidades en municipio illapelino que tendría desfinanciada a la comuna.-

Emblemático funcionario cuestiona la sobre contratación de personal y sueldos abultados a funcionarios que no están acorde ni al mercado, ni al grado de responsabilidad que poseen, los cuales tampoco se traducen en mejores servicios para la comunidad, así como también critica el trato hacia los trabajadores en general y en particular a las jefaturas de salud quienes fueron separados de sus puestos sin conocerse -pese al paso del tiempo- razones oficiales respecto a la determinación.

 

El ingeniero comercial, David Araya Robledo, fue quien en 2009 acompañó al recientemente electo alcalde de Illapel, Denis Cortés, cuando éste arribó al municipio local tras 16 años de gobierno de Luis Lemus. Hoy Cortés y Araya ya no caminan juntos. Las desventuras del tiempo interpusieron diferencias que parecen irrecuperables. El profesional, pese a seguir trabajando en el municipio,  definitivamente se desmarca de la actual administración.

La llegada del exmilitante DC al sillón municipal ha significado el primer y único cambio político que ha tenido Illapel en este cargo desde el regreso a la democracia por lo cual se requerían cambios profundos, al menos en el estilo de gobierno. Fue justamente esa tarea -al menos en el ámbito técnico- que debió asumir Araya Robledo, quien en aquel entonces era el hombre fuerte o la mano derecha de Cortés. 

Hay quienes atribuyen a este joven economista y a un grupo de profesionales, de los cuales pocos sobreviven al interior del municipio, el éxito de la actual administración, especialmente en los periodos iniciales cuando se diseñaron, financiaron y comenzaron a construir los proyecto más emblemáticos de los últimos años como la Plaza de Armas, la Plaza de Abasto, el estadio de la Villa San Rafael y el camino Las Tunas, entre otros. El flujo de grandes obras ya no es tan prolífico como años atrás.

“Yo no votaría por Denis Cortés nuevamente, ni por nadie de su alrededor porque me siento traicionado en mis convicciones, creo que aposté gran parte de los mejores años de mi vida profesional por un sueño colectivo que creí, sin embargo esto se ha transformado en una dinastía”.

 

PROYECTO COLECTIVO

Araya comenta que bajo el convencimiento que el trabajo que se comenzaba a realizar hace 8 años era un proyecto colectivo que apuntaba al bien común, entregó todas su fuerzas y pasión “queríamos cambiarle la cara a Illapel” comentó, agregando que el desafío, mientras se trabajó colectivamente y tal como se demuestra con las obras antes mencionadas, fue alcanzado. 

Ya en el tercer periodo de Cortés como alcalde de Illapel, la mirada del ingeniero comercial quien además de administrador a oficiado de secretario de planificación comunal, Secplan, y jefe de educación, Daem, ha mutado profundamente, luego que, según expresa, el sueño de un Illapel mejor, se convirtiera en un proyecto personal y familiar donde cada acción realizada tiene fines electorales que no necesariamente se relaciona con el bien común. El exhombre fuerte explica que la municipalidad se está utilizando como plataforma política para que Cortés Vargas continúe en el cargo o su hijo, Denis Cortés Aguilera, logre la diputación.

 

LA VERDAD DE QUIEN FUE LA MANO DERECHA

El domingo 21 de mayo en la mañana, David Araya, este hijo de pirquinero, que actualmente se desempeña como secretario municipal, decidió poner fin a su silencio, hecho que concretó a través de Radio Juan Pablo II en el escuchado programa de música ranchera que conduce el concejal Ricardo Castillo. Allí, mientras el teléfono no paraba de sonar, mientras los celulares se llenaban de mensajes, dio a conocer su crítica mirada, quizás una que cala duro al jefe comunal, puesto que las diferencias que tanto se rumoreaban ahora son públicas siendo proferidas por quien conoce al dedillo su forma de ejercer el poder.

“En un principio había un norte claro que lo formamos todos, había un objetivo colectivo de transformarle la cara a Illapel y de hacer un municipio más moderno. Con ese objetivo yo comulgaba, al igual que mucha gente que hoy no está en el municipio y que poco a poco se fueron yendo” comentó al Semanario Norte Chico.

“Ya no hay visión, ya no hay un norte, ya no hay una estrategia para un Illapel mejor. Hoy funciona todo por los compadrazgos, por relaciones de conveniencia personal y en definitiva bajo los objetivos que en este caso, son personales o familiares del alcalde como la candidatura de su hijo, Denis Cortés Aguilera. Ese tipo de cosas no las comparto”.

 

¿QUÉ PIERDE LA COMUNIDAD?

Según Araya, el fin del proyecto colectivo ha significado un deterioro para la ciudadanía  “Muchas de las cosas que se postulan o hacen, van dirigidas hacia un grupo determinado de personas o en su defecto no son uniformes para quienes quieran acceder, por ejemplo si una junta de vecinos le cae bien o esta le rinde réditos políticos personales, va a ser favorecida”.

Asimismo se señalan “hay un sesgo con respecto a muchas inversiones, quizás también con determinados proveedores. También se refleja donde prima un mayor volumen de contratación de personas, con sueldos muy abultados que no se sabe lo que hacen, que no se traducen en mayor número de servicios para la comunidad”.

 

PROBLEMAS FINANCIEROS

David Araya Robledo también abordó la difícil situación financiera que atraviesa la Municipalidad de Illapel, hecho que cree se debería a la sobre contratación de personal durante el 2016, año en  el cual, cabe recordar se llevaron a cabo las elecciones donde Cortés Vargas fue elegido nuevamente como jefe comunal.

“No se puede señalar que la falta de recursos se ha generado producto del terremoto. Desde mi perspectiva el municipio tuvo una participación directa menor. Se hicieron proyectos donde el volumen de inversión directa que llegó a la comuna fue importante, quizás no fue lo que se esperaba, pero no fue menor en relación a las restantes comunas de la región. Lo que llegó eventualmente superaría lo que se gastó, incluso, siendo generoso -dando el crédito a que se dijo que se había gastado por parte del municipio- eso no diría relación con lo que hoy está deficitario en el municipio. Según infiero, esos recursos son parte del abultamiento de honorarios de personal que se hizo en año electoral”.

 

DEPARTAMENTO DE SALUD

Asimismo se refiere a la situación del Departamento de Salud, donde, según señala se ha denostado pública e injustamente la figura de la jefa de dicho departamento, Carolina Gálvez Moya, quien además es su actual pareja, calificaciones que también alcanzaron al jefe de finanzas de la misma instancia, Richard Cortés Gálvez. Estas supuestas descalificaciones se generaron a partir de la falta de financiamiento de la salud municipal, la cual se habría generado también por el exceso de contrataciones. 

“El alcalde mostró a la comunidad -en reuniones con las juntas de vecinos y otras organizaciones, así como con los propios funcionarios- que habían problemas financieros en el Departamento de Salud, derechamente hablando de robo u otro delito, los cuales serían atribuibles a Carolina y Richard, por lo que contraloría estaba investigando. Conocido el informe de contraloría, se sabe ambos funcionarios no están comprometidos”. Al respecto se queja que no se respetó el secreto del sumario y que se enlodó gratuitamente a personas que fueron leales a su gestión.

Facebook Comentarios