Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
Última Hora

Nelsón Díaz logró la hazaña.-

El destacado fondista y andinista Illapelino -egresado de la Escuela de Montaña de Andinismo Deportivo- Nelson Díaz Ahumada de 54 años de edad, logró hacer cumbre en solitario, luego de 8 dias de caminata, en una de las cimas más alta de la zona: el Morro El Horno.

“Siempre estuvo la posibilidad de hacerlo solo. Habia hecho prepraración física y este año se dio la oportunidad (…) es una experiencia bonita. Quería vivir la experiencia de estar solo. La soledad es aglo que se debe vivir” comentó agregando que además esta era una tarea peniente, puesto 2 años antes había fracaso en su primer intento en solitario.

Según cuenta Díaz, en total emplazó 5 campamentos para alcanzar los 5 mil 100 metros de altura sobre el nivel de mar que presenta este desafiante mazico de la cordillera de Los Andes, el cual  es considerado emblemático por quienes practican este deporte, puesto es uno de los picos que durante la época de nevazones, se puede observar desde la ciudad de Illapel, especificamente desde la Avenida Ignacio Silva y La Villa San Rafael.

Si bien, hay quienes aseguran que los últimos años, otra delegación alcanzó la meta, Díaz comenta al Semanario Norte Chico, sin afanes de negarles el mérito, que no existe anotaciones de ellos en el libro de registros que está instalado en la cima. Cuaderno, que antes de su llegada tenía inscripciones entre 1969 y 2005. En total, según el acta, hubo 11 años, en que esta cumbre no era visitada por un ser humano.

Este connotado deportista local, narra que para hacer realidad la hazaña, llegó en micro hasta el sector de las burras y que posteriormente, en su interminable caminata, se encontró con un campamento de arrieros, en este caso la familia González y que también tuvo la fortuna de divisar piños de guanacos, entre otras maravillas como su estadía en la laguna El Morro y la vista inigualabe que tuvo desde la cima, donde estuvo tan solo 30 minutos.

Finalmente Diaz Ahumada anticipa que intentará ascedner nuevamente este cerro en invierno para disfrutar del paisaje nevado, pero que no obstante, para aquello requiere de equipos adecuados.

Facebook Comentarios