Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
Noticias

Chilevisión exupuso el caso a nivel nacional.

El “video denuncia” de un estudiante del liceo Politécnico Pablo Rodríguez Caviedes de Illapel atravesando un peligroso y angosto tronco para poder sortear el río Choapa y de esa forma llegar desde el mirador de Mal Paso en Chuchiñí (Salamanca) a su hogar que está emplazado en la localidad de Los Loros (Illapel), fue lo que llamó la atención del matinal de Chilevisión, quienes mostraron el pasado jueves 10 de noviembre esta  peligrosa historia gracias al material audiovisual que hizo llegar Orlando Droguett Barra, un ingeniero que viajaba por el sector, quien de manera solidaria trasladó a este y otros menores en dirección a Salamanca.
Dicho video, solo de la cuenta personal de Droguett superó las 26 mil reproducciones, generando duras y sentidas reacciones de la comunidad.
Lo que vio este profesional, fue un extenso puente de palo o 2 largos troncos añadidos uno a otro para alcanzar a cruzar todo el lecho, sujeto de las llamadas “patas de cabra” (pilas de piedra utilizadas para contener o desviar el cause del río). En este caso el puente, no tiene una baranda para sujetarse, es decir si quien lo cruza, pierde el equilibrio, simplemente caerá al río. Este cimbra al cruzarlo y la corriente del agua provoca mareos a quienes no tienen costumbre de atravesarlo. Hacerlo se vuelve una travesía, pese a ello hay quienes lo hacen a diario.

EL ORIGEN DEL VIDEO
Según cuenta Droguett, para él y sus acompañantes fue sorpresivo el lugar donde el joven le solicitó bajarse, puesto que “allí no había nada”, pero eso no fue lo único que le sorprendió “Ya cuando me indica donde detenga el vehículo y me pongo a observar el entorno, nos llamó la atención que se cambiara los zapatos por zapatillas, lo cual entendimos luego, era para tener mayor atracción al tronco y así no caerse al río” comentó, agregando que aquello fue lo que motivó a realizar la grabación “eso me provoca rabia e impotencia de cómo existe tanta diferencia en la calidad de vida entre los chilenos”.
Finalmente Droguett, en conversación exclusiva con el Semanario Norte Chico señaló que “espero de corazón que esto se solucione lo antes posible. Que ese tronco no exista nunca más ahí y en ninguna parte de Chile. Somos multimillonarios en recursos que se malversan por autoridades que no se ocupan de estas situaciones” reclamó.
Contradicción que si bien no plantea el ingeniero, se acrecienta al momento de pensar que metros más allá -solo 20 o 30 más- circulan miles de millones de dólares de la cuprifera más importante de la Región de Coquimbo. Una cara y sello de un paso que seguramente muchos de nosotros, pese a circular recurrentemente por el lugar, ignoramos del todo.

HISTORIAS DE VIDA
Este medio de comunicación local, que colaboró con el material periodístico exhibido por el mencionado canal de cobertura nacional, pudo constatar el peligro existente en el lugar, más aún cuando días antes los deshielos provocados por las altas temperaturas aumentaron considerablemente el cause del río.
En dicha oportunidad se dialogó con quien construyó este artesanal paso, Joselito Alviña Campos, hombre que hace notar que este puente no solo sirve para cruzar el río, también es el “eslabón” para romper la pobreza, puesto que a través de esta precaria estructura, sus hijas han podido asistir a clases, destacando que la mayor ya cursa la educación superior, específicamente en la Universidad de Atacama, donde estudia la prestigiosa carrera de ingeniería en minas.
Alviña detalla que pese a que lleva más de 20 años cruzando de esa forma, el temor nunca se ha ido “da miedo cruzar, pero no tenemos otra alternativa, dado que Limahuida y Tahuinco quedan muy lejos” explicó durante una larga conversación que sostuvo con nostros, durante la cual en más de una oportunidad se emocionó casi llegando al llanto.
También comentó que en varias ocaciones debió cruzar el río a caballo, arriesgando mucho más la integridad de él y los suyos, asimismo que su hermano -años atrás- cayó y se fracturó el brazo.
En este contexto también se refirió a que el puente debe constantemente reconstruirlo, puesto que con las lluvias de invierno, especialmente cuando son abundantes como en este año, las aguas se lo llevan. Cuando llueve quedan aislados, puesto que los caminos de tierra que les podrían servir para salir del lugar quedan inutilizables.

RESPUESTAS
Don Joselito recordó que una década atrás solicitó a las autoridades de turno el puente que está abandonado a un costado del río en el sector de Limahuida, pero que no obstante nunca tuvo respuesta.
En este contexto el alcalde Denis Cortés, aclaró que esa infraestructura se ha solicitado al Ministerio de Obras Públicas en más de una oportunidad, sin embargo ninguna autoridad a considerado la solicitud. Asimismo enfatizó que dicho mecano ha sido solicitado por distintas localidades que enfrentan situaciones similares.
Asimismo el jefe comunal, informó que los recorridos con furgones escolares se ampliarán a este sector, hecho que soluciona el caso del estudiante del politécnico, no así el de una joven que estudia en un colegio particular subvencionado de Illapel, razón por la cual, el jefe provincial de educación, Wilfredo Torrejón, se comprometió a realizar una investigación y a partir de ello concordar una solución con el establecimiento, entendiendo y asumiendo el peligro que reviste para los alumnos que lo utilizan.

CASOS
Este no es el único caso donde familias deben realizar grandes sacrificios para que sus hijos puedan estudiar. Hay cientos de jóvenes que deben abandonar tempranamente sus hogares para poder continuar sus estudios.
Son varios los establecimientos rurales de Illapel, los que tiene clases solo hasta sexto básico, por lo que menores de tan solo 11 o 12 años deben dejar el apego de sus familias para quedar en casa de un familiar, en una residencia familiar o un internado.
También hay muchos otros que independiente del clima, exceso de frío en el invierno y altas temperaturas en el verano, deben caminar incluso por horas para llegar a sus aulas.

Facebook Comentarios