Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
Noticias


La Asociación Gremial Minera de Illapel (ASOGREMI) junto al vicepresidente de la Sociedad Nacional de Minería (SONAMI), Francisco Araya, abordaron la situación de los caminos cortados y las minas anegadas.

Kilómetros de caminos inutilizados, minas inundadas, problemas en el abastecimiento de petróleo y productores mineros sin poder trabajar, es el negativo saldo que dejó el frente de mal tiempo que azotó la semana pasada a las regiones de Coquimbo y Atacama. Esta situación es

especialmente crítica en la comuna de Illapel, donde las precipitaciones superaron los 200 milímetros en algunas localidades.

 

“Yo cuando fui a verificar, resulta que de 12 o 14 kilómetros de camino, sólo pequeños tramos de 10 o 12 metros quedaron en buenas condiciones, todo lo demás está aterrado porque fue mucha la cantidad de agua (…) eso trajo lodo, tierra, piedras. Los caminos hay que hacerlos de nuevo”, testimonió Adrián Soto, productor minero de Illapel que se desempeña en los sectores de El Bato y Las Garzas.

 

El adverso panorama fue analizado en una reunión sostenida ayer entre la directiva y socios de la Asociación Gremial Minera de Illapel (ASOGREMI), y el vicepresidente de la Sociedad Nacional de Minería (SONAMI), Francisco Araya, además de representantes de la Secretaría Regional Ministerial de Minería. La visita de Araya a Illapel obedece al inicio de una gira que está realizando la Sonami con el objeto de catastrar la situación post temporal de los productores mineros de la tercera y cuarta región.

 

“Nos interesa poner en actividad las minas que fueron azotadas por el temporal (…) que el tiempo de paralización de las faenas sea el menor posible”, manifestó el vicepresidente de Sonami, quien comprometió apoyo del gremio minero nacional con petróleo para las maquinarías que trabajen en el despeje de los caminos y en el retiro del agua desde el interior de las minas de los productores illapelinos.

 

Por su parte, el presidente de la Asogremi y director de Sonami, Patricio Gatica, hizo hincapié en que los pequeños mineros de Illapel, así como del resto del país, enfrentan “dificultades que tienen que ver con los pasos de servidumbre, con la vida útil de los proyectos, con el acceso al crédito”, lo que a su juicio agudiza aún más la crisis que hoy viven aquellos que fueron afectados por las lluvias.

 

Para Gatica, la materialización de la ayuda para los mineros afectados debe ser gestionada a la brevedad, de lo contrario, a juicio del dirigente, se corre el riesgo de que esto “pueda significar la desaparición de algunos productores y proyectos mineros”.

 

 

Facebook Comentarios