Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
Fondo Medios 2016

La etapa participativa del proceso Constituyente generó una serie de expresiones ciudadanas que fueron recogidas y sintetizadas para conformar a futuro las "bases ciudadanas", el documento que es muy probable no sea vinculante con la elaboración de la Constitución Política de Chile; pero que sin embargo es un texto que debiese ser la fiel representación de la manifestación social, política, cívica y comunitaria ante temáticas que afectan el diario quehacer del chileno.

Las “bases” son los acuerdos, desacuerdos, aspectos críticos, sugerencias y aportes del proceso de participación ciudadana, que de acuerdo al Consejo Ciudadano de Observadores (CCO) creado para velar por el cumplimiento del proceso Constituyente, deben quedar plasmados para “asegurar la transparencia, inclusividad, participación y ausencia de sesgo político del proceso” (Documento Acuerdo N° 4, sobre la participación ciudadana y las bases ciudadanas para una constitución discutida en democracia)

La nueva Constitución y hacia lo que apunta la mayoría de las opiniones de los chilenos que participaron en los diálogos participativos, debiese incluir nuevos derechos civiles y políticos de los individuos considerando que hoy, las personas son diferentes y de autonomía física, moral e intelectual (dado los cambios sustanciales que ha experimentado la sociedad con el correr de los años) y asegurar que se incorporen nuevos derechos en el ámbito económico, social, cultural, e incluso ambientales, temática muy en boga estos años.

El proceso constituyente también contempla la participación de los pueblos originarios, como Aymaras, Quechuas, Collas, Diaguitas, Mapuches, Likan Antai, Rapanui, Kawashkar y Yaganes; quienes a través del debate en encuentros participativos, también podrán exponer las temáticas que consideren ser incluidas en la nueva Constitución.

Este proceso es especial puesto que está bajo la lupa de convenios internacionales como el OIT y lo que expone la Declaración Americana sobre los derechos de los pueblos indígenas, organismos que consideran la protección de los derechos y garantizan la participación y organización pluricultural y multilingüe de los pueblos originarios.

Toda vez que finalicen los encuentros, también se elaborará un documento que sistematiza el proceso de participación con las propuestas, observaciones o temáticas en debate y será entregado a la Presidenta de la República para que sirva como documento de consulta para la creación de la nueva Constitución Política de Chile.

Se cree que al finalizar el año 2018, si el proceso continúa sin mayores dificultades, Chile tendrá una nueva Constitución o carta fundamental, y de cuya construcción muchos chilenos fueron parte.