Actualidad

Diputada Cicardini junto a presidentes de comisión de la Cámara piden extender suspensión de tarifa de invierno por pandemia

La diputada Daniella Cicardini, en su calidad de presidenta de la Comisión de Minería y Energía, junto a otros presidentes de comisión de la Cámara de Diputados, son los firmantes de una carta dirigida al ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, en la que le solicitan extender la suspensión de la aplicación del llamado límite de invierno a las tarifas eléctricas, a fin de evitar el aumento en más de un millón de cuentas de la luz.

La misiva, además de la parlamentaria por Atacama, registra las firmas del diputado Boris Barrera, presidente de la Comisión de Desarrollo Social, Pedro Velázquez, presidente de la Comisión de Economía, y de Luis Rocafull, presidente de la Comisión de Familia.

En el texto, los parlamentarios solicitan al titular de Energía, renovar por los meses de junio a Septiembre la suspensión de la aplicación del llamado límite de invierno, que corresponde a un recargo en la cuenta de la luz durante dicha estación, medida que ya había sido implementada por la cartera en abril pasado, aplazando así su inicio para el presente mes de junio.

No obstante, los legisladores señalan en el documento que la expansión de la pandemia en el país ha desembocado en una crisis económico-social y a un aumento de la pobreza y la cesantía, lo que sumado “a las medidas sanitarias de aislamiento social y cuarentena, supone una cantidad masiva de familias que se encuentran permanentemente en sus casas, lo que va a implicar necesariamente un aumento en el consumo de electricidad”.

Al respecto, la diputada Daniella Cicardini, indicó que “lo que estamos solicitando a través de esta carta es que renueve la suspensión de esta tarifa, que puede significar un recargo importante en sus cuentas de la luz para un gran número de personas, incluyendo clientes residenciales y pymes, y recordarle al ministro de Energía que las condiciones económicas y sanitarias que motivaron la suspensión de esta medida no solo se mantienen y no han mejorado para nada, sino que por el contrario,  han empeorado de manera significativa”.

“El propio ministro señaló en su minuto que la suspensión de la tarifa era un alivio para los clientes residenciales,  por lo que estando en el peor momento de la crisis, y a punto de entrar al invierno, se justifica plenamente el renovar la postergación de esta medida para no impactar todavía más el bolsillo de algunas familias y pequeñas empresas que pudieran verse afectadas”, enfatizó.

Asimismo la diputada Cicardini afirmó que “acá el ministerio y las eléctricas han intentado decirnos  que el nivel de consumo que se requiere para sobrepasar el límite de invierno hace difícil que una familia pueda verse perjudicada por este cobro, pero eso por un lado no era lo que decía el ministro cuando hizo el anuncio en abril; ahí decía que suspender la tarifa era un alivio para clientes residenciales, pymes y comercios, y ahora resulta que dicen que en realidad no es tanto el efecto.”

“Pero además, estamos hablando de un escenario nunca antes visto en materia de consumo de energía, con familias completas quedándose en sus casas y consumiendo mucha más luz de lo habitual, con situaciones de varias familias vulnerables hacinadas cuyo consumo se refleja en un solo medidor, o con realidades que se dan en algunas ciudades como las de los cités; y también, con pequeños emprendimientos, panaderías o comercios que dan empleo, y que requieren más que nunca cualquier ayuda al bolsillo que se les pueda entregar”.

“Por ello nuestro llamado al ministro, al ministerio de Energía y al gobierno es claro, en el sentido de no experimentar con el bolsillo de la gente en medio de una pandemia y una situación inédita, y que vuelva a postergar la aplicación del límite de invierno en las cuentas de la luz, para no perjudicar a la clase media y los más vulnerables”, concluyó la parlamentaria.

El límite de invierno se fija, entre otros criterios, en base al promedio de consumo en los meses de verano (entre el 1 de Octubre y el 31 de Marzo), sumando un 20%. El resultado de ese cálculo por cliente se toma como su piso de referencia, y 430 kWh como un techo máximo general de consumo en los meses de invierno, por lo que a cualquier medición que sobrepase el promedio por cliente y que al mismo tiempo supere los 430 kWh, se le aplica el cargo adicional por límite de invierno en la cuenta.

 Sr.

Juan Carlos Jobet

Ministro de Energía

 De nuestra consideración:

Resulta de suyo evidente que la expansión de la pandemia en el país ha desembocado en una crisis económico-social de grandes proporciones que ha llevado a amplios sectores de la población a la extrema pobreza y la cesantía; ha agudizado la informalidad laboral y obligado a miles de trabajadores a la suspensión de sus funciones. Según el INE a mayo de 2020 el desempleo aumentó a un 9% existiendo más de 815.000 desempleados, a su vez el Ministerio del Trabajo informó que más de 555 mil trabajadores se han acogido a la Ley de Protección al Empleo.

 Esta situación, sumada a las medidas sanitarias de aislamiento social y cuarentena supone una cantidad masiva de familias que se encuentran permanentemente en sus casas, lo que va a implicar necesariamente un aumento en el consumo de electricidad.

Como usted bien sabe, el límite de invierno se define como el monto en dinero hasta donde se factura una tarifa de energía base o consumo normal aplicándose entre abril y septiembre. Dicho límite se calcula sacando un promedio del consumo que el cliente registró en los meses de verano (entre el 1 de Octubre y el 31 de Marzo), sumándole un 20%. Sobrepasado dicho monto la empresa aplica un cargo adicional por consumo de invierno.

Si bien la aplicación del límite de invierno fue suspendida entre abril y mayo, entró en vigencia el 1 de junio, lo que va a implicar un aumento sustancial en la tarifa pagada por las familias chilenas

Queremos recordar además que las condiciones que motivaron en gran parte la medida de aplazamiento en abril, calificada por usted en ese momento como un alivio en la cuenta de la luz para los clientes residenciales, no solo no han mejorado; sino por el contrario, la situación económica y sanitaria se encuentran en su peor momento, estando además próximos al pleno invierno y al momento crítico de contagios por la pandemia, por lo que dar inicio a este recargo en la tarifa va a implicar un serio perjuicio por sobre todo a las familias más vulnerables.

Es por ello que solicitamos extender la suspensión de la aplicación del límite de invierno a las tarifas eléctricas por los meses de junio, julio, agosto y septiembre, para evitar el  consecuente aumento en las cuentas de electricidad producto de la aplicación de dicho límite, de manera tal de no perjudicar a los sectores más vulnerables de este país en el momento más crítico de la pandemia