Cultura

Hablar de Son d’ Esquina implica caminar en varias direcciones a la vez.

Buscar orígenes en la música, establecer vínculos de amistad y por sobre todo reconocer el triunfo de la paciencia. Hace casi 10 años en una jornada solidaria en San Felipe, Nelson Muñoz Castro y su Padre Nelson Muñoz Tapia, junto a unos amigos que también eran padre e hijo, preparamos una tocata en la que interpretamos algunos boleros. Fue en ese momento en el que surgió en la cabeza del Director Son D´ Esquina, conformar un grupo de música cubana. ¿por qué música caribeña? Nosotros no tenemos ninguna ascendencia comprobada del caribe. Aunque sabemos que el mestizaje es un punto importante a considerar. Pero mas que eso, es una relación abiertamente vinculada a la historia musical de nuestra familia. El patriarca de la familia Muñoz, es trombonista y fue el trombonista de la Orquesta Minera Andina. Ahí junto otros músicos cultivaron el repertorio de la Sonora Matancera, y otras orquestas del caribe. Por lo que la banda sonora de nuestros almuerzos familiares siempre fueron en torno a la Música caribeña.

La paciencia nos fue llevando sueño tras sueño a trabajar mucho y frustrarnos también como todo crecimiento. Con el paso del tiempo comenzamos a prepararnos en el estudio de sonidos, de ritmos y también en la formación de músicos que pudieran interpretar este género. Esa sin duda no fue una tarea fácil. Estuvimos por casi una década trabajando en ello. En el año 2015 fundamos una organización sin fines de lucro llamada: Escuela Popular de Música. Y ahí se comienza a materializar la idea de un conformar un trío bolerista integrado por Padre e hijo y con un amigo en la guitarra Germán Cifuentes, quien también participó en la escuela popular. Y así nace, luego de varios intentos y de varias convocatorias a músicos de San Felipe y de Los Andes: El “Trío Saraguey”. Nos dedicamos a interpretar específicamente el género del bolero y algunas incursiones en el Son. Ya para el año 2017 participamos principalmente en eventos de beneficio y otras actividades de familia. Fue así como un gran amigo Matías Torres Saxofonista Sanfelipeño, nos invita a participar de una noche cubana que se realizó en el restobar Mamma Nui.  Aceptamos la invitación y junto al Director de la “Timba Suena” hicimos una noche de música cubana. Matías señaló que a ese convite de músicos le pondríamos  un nombre sugerido por el administrador del restobar. Son D´ Esquina. Era un día muy frío de invierno  15 de julio de 2018. Fue una noche increíble, de música, baile y mucha energía. El nombre sonó para el Director de Son D´ Esquina como una declaración de principios. En si mismo el sentido bohemio y afrocubano que quería darle al proyecto estaba contenido en ese nombre.

La música comenzó a fluir de una forma vertiginosa y ya para octubre del mismo año buscamos la forma de tener todo lo necesario para conformar la propuesta de un sexteto de Son Cubano. Esta es la formación mas fiel de lo que es la música cubana, que no está en los casinos ni en los grandes espectáculos, sino en el barrio, en la calle, en las esquinas del viejo puerto de la Habana y de Santiago de Cuba. Entonces el Trío Saraguey invita a otros músicos a formar este Sexteto y se solicita a Matías la posibilidad de utilizar el nombre como propio. Matías muy generosamente y señalando que está en el proyecto la Timba, nos da todo el paso para ir de frente en este proyecto. Convocamos a Tania Montiel, una destacadisima voz femenina de la ciudad, y una gran amiga, a su hermana Arantxa Montiel, pianista y artista emergente, ganadora del Festival Palmenia Pizarro  y a  nuestro Primo Ariel González bajista y productor de Son D´ Esquina. Comenzamos a trabajar en el repertorio y en todo el ajuste que tiene un grupo musical. Con el tiempo Arantxa nos pide alejarse para seguir trabajando en su carrera y entonces invitamos a cantar a nuestra vocalista Barbara Libretch a quien conocíamos desde el año 2006 y con quien habíamos tocado en varias ocasiones. En la actualidad somos seis músicos que hemos querido hacer del género Son Cubano nuestro lenguaje. Cada vez mas tocatas se fueron sumando a nuestra historia pero sin duda la noche del bar “La Barra” fue nuestro bautizo al calor  de un fogón y con la energía de un público que confirmó lo que sentíamos. “La música es el lenguaje del alma y el alma busca su lugar donde encajar”. El conmocionado octubre de 2019 nos llevó a reafirmar también nuestro compromiso de llevar alegría y música a nuestro pueblo . Y es así como estamos proyectando el futuro de Son d´ Esquina. De la mano, en la calle, en la cadencia del bolero y en sabor del Son.