Actualidad

Minera Candelaria y Fundación Atacamagica realizan visita de acompañamiento a becada destacada

La Beca Minera Candelaria benefició a 76 estudiantes de la provincia de Copiapó (46 son mujeres y 30 son hombres).

Con el objetivo de conocer su avance académico y sus nuevos desafíos, equipos de Minera Candelaria y Fundación Atacamagica, visitaron a Gabriela Hidalgo, estudiante de Pedagogía y Licenciatura en Educación Física de la Universidad de Atacama (UDA), beneficiada con la primera versión de la “Beca Minera Candelaria” 2018.

Gabriela vive en el sector Juan Pablo II de Copiapó, a pocos metros de las tomas de dicho lugar, tiene 5 hermanos y sus padres, a pesar de no ser profesionales, han trabajado toda su vida para apoyar a sus hijos y sacar su familia adelante. Durante la visita, la alumna estuvo acompañada de sus padres, quienes agradecieron la visita de Minera Candelara y la Fundación Atacamagica.

“El año 2016 egresé del Liceo José Antonio Carvajal de Copiapó y el año 2017 ingresé al sistema de educación superior. Si bien, cuento con la gratuidad y estoy agradecida de eso, para mi no es suficiente ya que tengo otros gastos. La Beca Minera Candelaria me ayuda a solventar los requerimientos extras de la universidad. Es un apoyo no sólo para mí, sino que para toda mi familia”, declaró Gabriela Hidalgo.

Tras dialogar con Gabriela y su familia, Katia Bordoli, jefa de desempeño social de la gerencia de diálogo comunitario de Minera Candelaria, manifestó estar muy contenta de conocer a la becada y agregó que “todos los jóvenes beneficiados tienen una historia particular. En el caso de Gabriela, vemos una historia marcada por el esfuerzo de sus padres y su familia. Estamos orgullosos de realizar esta primera versión de la beca minera Candelaria”.

Bordoli agregó que “el programa tiene por objetivo promover la equidad durante el ingreso a la educación superior. La equidad no sólo en términos socioeconómicos, sino que en todo orden de cosas. Una forma gráfica para explicar esto, es que dentro de los beneficiados y beneficidas, un grupo no menor son mujeres, otros son padres, incluso algunos pertenecen a etnias indígenas. Estamos contentos de acompañar al Ministerio de Educación para poder entregar mayores formas, vías y accesos igualitarios a la educación universitaria, por parte de jóvenes que residen en la provincia de Copiapó”.

Por su parte, el director de la Fundación Atacamagica, Luis Albornoz, dijo que “siempre es importante visitar a nuestras becadas y becados, conocer sus familias, saber donde viven y saber cuales son sus desafíos, proyectos y sueños. En éstos, queremos intervenir como fundación y apoyarlos. A Gabriela le deseamos todo el éxito en este proceso que estamos viviendo con ella. Cuenta con todo nuestro apoyo. Nos alegra y enorgullece que nuestro programa de becas beneficie mayoritariamente a mujeres, jóvenes estudiantes universitarias, Gabriela es uno de los grandes ejemplos de superación y dedicación que hay dentro de nuestras becarias”.

Para concluir, Nancy Hidalgo y Jesús Salinas, padres de la becada, expresaron su satisfacción por los logros de hija. “Gabriela tiene el sueño de perfeccionar sus estudios y realizar un doctorado en España. Desde ya cuenta con todo nuestro apoyo. Ella es madre y siempre la vamos ayudar. Ella es una buena hija y una excelente persona”.

Beca Candelaria 

Este programa surge como una necesidad de trabajo para Minera Candelaria en el marco de su política de minería responsable, orientada a catalizar procesos que promuevan e incentiven a la comunidad. Para el desarrollo y concreción de esta iniciativa, Minera Candelaria solicitó el apoyo a la fundación Atacamágica, Fundación que, en coordinación con la Universidad de Atacama, el Ministerio de Educación a través del programa PACE, posibilitaron contar hoy con la primera versión de Becas Candelaria 2018.

La primera versión de la Beca Minera Candelaria, cuenta con 76 alumnos(as) beneficiados(as), con residencia en la provincia de Copiapó (Copiapó, Tierra Amarilla y Caldera), preferentemente estudiantes regulares de la Universidad de Atacama, los que han recibido apoyo a través de las siguientes líneas de acción: mantención, alojamiento, tutorías, matrícula y arancel y traslados.